Perenco busca fortalecer su presencia en el Casanare y desarrollar el campo Guando

Submitted by admin on Thu, 10/23/2014 - 16:28

 

 

¿Podría hablarnos sobre la experiencia de Perenco en el Casanare y del estado actual de sus operaciones en ese departamento?

 

Perenco llegó al Casanare en 1993, tras adquirir los activos que Elf Aquitaine tenía en la región. Cuando llevamos a cabo la compra, pensábamos que esos campos iban a tener pocos años de vida, pero después de más de veinte años estos siguen produciendo. En este periodo, hemos perforado más de 100 pozos de desarrollo y en la actualidad contamos con 25 estaciones.

 

Hemos trabajado por el crecimiento de esta industria en este departamento y, al mismo tiempo, por el desarrollo de las poblaciones vecinas a nuestras operaciones. La participación y aceptación de nuestra actividad por parte de las comunidades (más de cincuenta veredas y ocho municipios) ha sido fundamental y seguirá siéndolo en el avance de los proyectos en curso y los que están por venir.

 

¿Cómo crece la participación de Perenco en el mercado de hidrocarburos local, tras la adquisición de los activos de Petrobras en el país?

 

Con esta compra, Perenco aumentó su participación en un importante oleoducto del país y sumó once bloques más dentro de su portafolio, los cuales comenzamos a operar desde el 1 de mayo de este año. Tras la adquisición, nuestra producción operada se elevó a 36.000 barriles de petróleo por día (BPD).

 

¿Cuál es el balance de los primeros cinco meses a cargo de estas áreas?

 

Nos preparamos con la debida anticipación para recibir la operación de estos once bloques. Los principales retos que vienen en el futuro cercano están asociados al fortalecimiento de la integración de los equipos de trabajo y optimizar los costos operativos y la sinergia de los activos en el Casanare. A esto hay que sumarle el reto de establecernos en nuevas regiones para la compañía, como lo es el Valle Superior del Magdalena, cuenca en donde se localiza el campo Guando, uno de los activos con más prospectividad dentro de este nuevo portafolio.

 

¿Cuál es el plan de la compañía en Guando?

 

Guando es uno de los tres campos más grandes descubiertos en el país en los últimos quince años. Ya recibimos la comercialidad y hemos fijado un intenso plan de desarrollo para poder elevar su capacidad de producción. El campo tiene un factor de recobro bajo y hay un gran potencial de desarrollo. Los descubrimientos que hemos registrado sugieren formaciones importantes, por lo que nuestro objetivo es perforar de forma continua durante varios años y así incrementar el factor de recuperación y de producción.

 

¿Cómo avanzan las operaciones en sus activos en etapa de exploración?

 

Hemos tenido un muy buen balance de nuestra actividad exploratoria reciente. De nuestros activos adjudicados en rondas abiertas, reportamos hace pocos meses el descubrimiento del pozo Urraca-1 en el bloque Oropendola, y en la actualidad estamos perforando Zamuro-1, el primer pozo del área Llanos-45.

 

En Merecure, uno de los bloques que vinieron tras la compra de los activos de Petrobras, hemos perforado con éxito dos pozos exploratorios, el primero con descubrimiento en la formación Gachetá y el segundo, con muestras de presencia de hidrocarburos en Mirador, Gachetá y UNE.

 

Para nuestras operaciones de exploración de 2014, hemos duplicado el presupuesto. Después de finalizar las pruebas de cada uno de los descubrimientos, evaluaremos cuál es la mejor oportunidad de desarrollo para cada caso.

 

Perenco mostró su interés por incursionar en el mercado de no convencionales, al ofertar por uno de estos bloques en la pasada Ronda Colombia 2014, aunque no obtuvieron dicho activo, ¿sigue la intención de participar en el desarrollo de este segmento en el país?

 

Los recursos no convencionales han cambiado el panorama energético de los Estados Unidos y eventualmente queremos explorar esas oportunidades en Colombia

.

¿Qué otras oportunidades ve la compañía en el mercado local?

 

Estamos interesados en crecer en Colombia y uno de los objetivos que nos hemos fijado es poder elevar el factor de recobro de campos maduros. Lo hemos logrado en el Casanare y queremos seguir manteniendo niveles de producción competitivos en este departamento.

Descargue Última Edición