Nuevas tecnologías y soluciones innovadoras potencian el sistema eléctrico colombiano

Submitted by admin on Tue, 10/22/2013 - 16:14

 

 

Colombia Energía entrevistó a Luis Alejandro Camargo, gerente general de XM (filial de ISA), quien habló sobre los proyectos e inversiones en redes que está ejecutando la compañía, además de nuevas iniciativas en el mercado de compraventa de energía y el desarrollo de líneas de negocio alternas al sector energético.

 

Despu.s de 8 a.os de estar a cargo de la administración del mercado mayorista y de la operación del sector eléctrico, XM trabaja en la implementación de nuevas tecnologías para el mejor control del sistema y la fluidez de las operaciones. En su encuentro con Colombia Energía Camargo habló, además del desarrollo de la empresa, sobre los avances de las obras de infraestructura del sector y los diferentes retos que enfrenta la industria.

 

¿Cuáles han sido los principales logros de XM en sus primeros 7 años de operaciones?

 

Creo que mantener un sistema eléctrico con unos buenos indicadores de operación, a pesar de condiciones climáticas extremas y atentados contra la infraestructura energética, es uno de los logros más destacados de XM. A esto se le suma una acertada planeación del crecimiento de la capacidad de generación, transmisión y distribución, lo que nos ha permitido llevar un servicio de calidad a millones de colombianos.

 

¿Cómo está trabajando XM en la implementación de redes inteligentes en sus sistemas de operación para lograr mayores niveles de eficiencia?

 

Las herramientas computacionales de las redes inteligentes, o smart grids, han venido mejorando la capacidad de generar, transmitir y distribuir la electricidad a los usuarios, al igual que optimizar el control de pérdidas, la confiabilidad energética y hasta la misma medición del consumo. En XM ya estamos desarrollando varios proyectos de redes inteligentes asociados al uso de PMUs (Phasor Measurement Units). Este es un dispositivo que mide el ángulo que hay entre el voltaje y la corriente en tiempo real, y permite diagnosticar de forma más eficiente y segura el estado de la red. Los PMUs, tal y como actúan los radares en la aviación, le permiten al operador ver los riesgos que hay en el sistema y así prevenir apagones y pérdidas. En Colombia ya tenemos algunos, actualmente, hay más de 40 en proceso de instalación. Gracias al liderazgo de nuestro país en el uso de estas tecnologías, recibimos recientemente un aporte de cerca de US$500.000 de parte de la Agencia para el Comercio y el Desarrollo de Estados Unidos (USTDA: US Trade and Development Agency) para profundizar la investigación en este campo.

 

¿Cuánto ha invertido XM en estas tecnologías y cuál es su presupuesto para los próximos años?

 

El presupuesto de inversión anual en tecnología ha sido de $10.000 millones en promedio durante los últimos 5 años. Adicionalmente, una inversión importante es el centro de control, para el cual se han destinado unos US$5 millones que se ejecutan en 3 años y se renueva cada 7 u 8 años.

 

¿Qué viene de nuevo en el mercado de compraventa de energía?

 

El desarrollo de transacciones y herramientas más eficientes en el mercado es y será una de nuestras prioridades. Uno de los ejemplos más destacados en esta materia fue la creación de Derivex, en compañía de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC). Este es el primer mercado de derivados energéticos de Latinoamérica que les permite a los agentes optimizar la contratación de energía con mejores precios y administración del riesgo.

 

En la actualidad estamos trabajando con la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) para mejorar la contratación de energía en el mercado mayorista. Uno de los principales puntos contemplados en este modelo es darle a los usuarios la oportunidad de comprar energía de forma directa o a través de un comercializador para que puedan tener una mayor participación y obtener precios más competitivos.

 

¿Y sus otras líneas de negocio?

 

Además de la operación del sistema eléctrico, XM es una empresa que provee soluciones de control en tiempo real a otros campos de la economía. En el país hemos participado en alianza con UNE en el Centro de Control de Movilidad de Medellín y en otros proyectos similares. Para los próximos 5 años esperamos que esta línea de negocio crezca en el país y podamos llevar nuestros servicios a otros mercados de Centroamérica, la región Andina y Brasil.

 

¿Cuáles otros riesgos aquejan al sector eléctrico en la actualidad?

 

La idoneidad de los participantes en el mercado de energía es un aspecto crucial para el cumplimiento de las reglas de juego y la confianza en el sector. Durante los meses de julio y agosto del presente año, se presentaron algunas controversias jurídicas y un infortunado fallo de un juez de la República, hechos que alertaron al sector sobre la importancia de blindar la institucionalidad. Si bien el caso finalmente fue favorable a los intereses de los usuarios y del mercado, se deben poner sobre la mesa instrumentos que mitiguen los riesgos, como la revisión de la calidad de los inversionistas y propender porque la Superintendencia de Servicios Públicos supervise eficazmente las actuaciones de los agentes del mercado eléctrico.

 

Para usted, ¿cómo se vienen desarrollando los proyectos de infraestructura energética que están en proceso de construcción?

 

Pienso que vamos bien. Esperamos que varios de los proyectos de generación y transmisión que se están construyendo se entreguen en las fechas comprometidas. Sin embargo, es necesario resaltar que a causa de inconvenientes en materia social y demoras en los permisos ambientales, el desarrollo de varias de estas obras se ha retrasado o bien se ha paralizado en su totalidad, como es el caso de Porce IV y Miel II. Consideramos que es fundamental trabajar por alcanzar un balance y articulación entre los intereses de la industria, así como los aspectos los sociales y los ambientales, para evitar que situaciones como estas se repitan y se ponga en riesgo la futura atención de la demanda de electricidad. De no ejecutarse los proyectos necesarios para cubrir un crecimiento en el consumo de energía en las regiones de entre 2% y 7% anual, las posibilidades de apagones regionales aumentarían significativamente.

 

Descargue Última Edición