Los puntos cardinales para aumentar reservas

Submitted by admin on Thu, 07/24/2014 - 13:04

 

 

Los cuatro puntos cardinales conforman el sistema cartesiano para la orientación del hombre. Estas referencias históricamente han servido para guiar y enfocar metas nacionales. De allí que todos vislumbremos un norte para cualquiera de las políticas del país.

 

Orlando Cabrales Segovia

Viceministro de Energía

 

Con el objetivo concreto de garantizar la seguridad energética, a través de la incorporación de reservas en el mediano y largo plazo, el Gobierno nacional recientemente definió lo que hemos llamado los cuatro puntos cardinales o cuatro ejes estratégicos, que mezclan enfoques y objetivos particulares en los que hemos venido trabajando desde el Ministerio de Minas y Energía para implementar un sistema hidrocarburífero sostenible y eficiente para el bienestar de todos los colombianos.

 

El mundo seguirá evolucionando, así como el panorama energético y las necesidades de la población en un escenario cambiante. Por ejemplo, según las últimas proyecciones de la Administración de InformaciónEnergética de Estados Unidos, el consumo mundial de petróleo y otros líquidos combustibles pasará de 87 millones de barriles por día en 2010 a 97 millones en 2020, mientras que el consumo mundial de gas natural se incrementará en un 64%, al pasar de 113 trillones de pies cúbicos en 2010 a 185 trillones de pies cúbicos en 2040.

 

A su vez, el aumento en la exploración y producción de recursos naturales, que se reflejará en un incremento constante de reservas, corresponde a los mayores requerimientos de la industria, el transporte y los hogares.

 

En Colombia, recién llegamos a una relación entre producción y reservas para tan solo 6,6 años. Esta es una cifra que debemos aumentar para poder garantizar una autosuficiencia en materia de líquidos combustibles, a través de los siguientes cuatro puntos o ejes.

 

La hoja de ruta en materia energética

 

El primero de estos cuatro puntos cardinales es el mejoramiento del factor de recobro de los campos existentes. En Colombia todavía tenemos un camino por recorrer, pues actualmente tenemos un promedio de factor de recobro del 20% en los campos existentes que queremos subir al 30% para adicionar entre 3.000 y 4.000 millones de barriles de reservas.

 

El segundo es en materia de crudos pesados, un ámbito en el que Colombia tiene un potencial muy grande por descubrir. La balanza de producción del país cada vez se inclina más hacia los crudos pesados y así lo confirman los descubrimientos que se han hecho en los últimos dos años.

 

En materia de yacimientos no convencionales, el país también tiene un potencial importante, particularmente en el Magdalena Medio, en la cuenca de la Cordillera Oriental, alguna parte del Valle Superior del Magdalena, así como en el Catatumbo. Este año empezamos a tener los primeros pozos de exploración en esa materia, así como en gas asociado a mantos de carbón.

 

Al respecto, el Ministerio de Minas y Energía publicó el reglamento técnico para esta actividad, mediante el cual se establecen los requerimientos técnicos y procedimientos para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, que refleja el compromiso con el desarrollo de un marco regulatorio adecuado, responsable y sostenible, en el cual uno de los grandes componentes es el adecuado uso del agua y la protección de los acuíferos para el consumo humano.

 

El cuarto punto es el relacionado con la exploración y explotación costa afuera, tanto en el Pacífico, con un gran potencial, como en el Caribe, donde hay una mayor presencia inversionista. Aunque hemos perforado relativamente poco en estos lugares durante los últimos diez años, esperamos revertir esa tendencia a partir de 2014.

 

Adicionalmente, identificamos que Colombia debía tener mayor competitividad y debe mejorar algunos aspectos para estar a la vanguardia en la producción costa afuera, particularmente en un escenario global cada vez más competitivo entre los países que buscan cautivar la atención de los principales jugadores en el sector offshore.

 

Por eso, hoy ofrecemos a los inversionistas interesados en exploración offshore un nuevo componente en la Ronda Colombia 2014, relacionado con ajustes y mejoras en los términos económicos y fiscales para la producción en aguas profundas y ultraprofundas.

 

La Ronda Colombia 2014, un nuevo punto de partida

 

Son cuatro puntos cardinales que delinean el camino hacia el crecimiento de nuestras reservas. Son ejes que hoy presentamos, pues estamos seguros de que son la mejor alternativa para fortalecer el sector. De allí que queremos motivar a las empresas a que sigan apostándole a la búsqueda de petróleo en Colombia con mecanismos competitivos y transparentes que incentiven la oferta, como con la Ronda Colombia 2014, que ofrecerá un total de 97 bloques, de los cuales 57 corresponden a bloques convencionales continentales, 13 costa afuera, 19 no convencionales de petróleo y gas de esquistos, y 8 bloques no convencionales de gas asociado a mantos de carbón.

 

Estamos convencidos de que con esta hoja de ruta y con estos cuatro puntos de referencia podremos avanzar en las metas hidrocarburíferas del país, que a su vez generarán más empleo, mejores oportunidades para las regiones y un crecimiento económico en todos los sectores productivos.

Descargue Última Edición