Los desafíos en talento humano para dinamizar la industria offshore

Submitted by admin on Thu, 07/24/2014 - 14:34

 

 

Actualmente, en Colombia hay gran interés por desarrollar las operaciones offshore. En este escenario, la industria se enfrenta a diversos retos en cuanto a costos, complejidad operativa, licencias ambientales y en materia de personal.

 

Adriano Bravo, CEO Petra Group

Natalia Díaz, Latam VP Petra Group

 

Colombia debe prepararse para el aumento de la demanda de profesionales mejor preparados para los trabajos directos e indirectos que requiere la explotación offshore. No obstante, también los trabajadores deben prepararse para operaciones de alto riesgo, desarrollar habilidades para diferentes contingencias y contar con las certificaciones requeridas para poder garantizar la seguridad física y la protección ambiental en este difícil contexto.

 

Son diferentes los riesgos involucrados en una operación en tierra a aquellos que se enfrentan durante una operación en el mar. En el país, por ejemplo, tenemos profesionales excelentes que cuentan con un gran entrenamiento para trabajar en tierra. Ahora, el reto será que estos colaboradores tengan la capacidad para tener el mismo desempeño en el mar y generar una dinámica positiva para el país. Según estimativos, se generarán aproximadamente 20.000 nuevos empleos en este nuevo segmento de negocios.

 

El objetivo de las operadoras y compañías de servicios será lograr transferir el conocimiento y experiencia adquirida a través de sus labores en otros países, pero, para esto, es necesario que se vea una continuidad en los trabajos mar adentro. Con esta constancia también se podrá atraer a profesionales colombianos que adquirieron su experiencia en operaciones offshore en otros países e invitarlos a regresar al país y transferir sus conocimientos a los trabajadores locales.

 

Además, en un escenario de continuidad y condiciones competitivas, las compañías extranjeras que cuentan con la experiencia requerida se verán interesadas en participar del desarrollo en Colombia, así como en compartir conocimiento y experiencias. De esta forma, y aprovechando las lecciones aprendidas, lograremos reducir el costo de aprendizaje, involucrado en este empeño.

 

Ante la magnitud de este desafío, el entrenamiento y la formación son factores en los que deben enfocarse las compañías, las cuales deberán desarrollar profesionales altamente capacitados con competencias para operar en circunstancias complejas y, en consecuencia, reducir el riesgo y los costos asociados.

 

La experiencia brasileña

 

La industria offshore en Brasil generó una riqueza enorme para el vecino país, donde se calcula que, solamente para el desarrollo del segmento mar adentro de Petrobras, cerca de 350.000 personas trabajan directa e indirectamente. En el vecino país existen compañías que ofrecen una amplia gama de servicios como la reparación de navíos, sistemas de protección ambiental y contra accidentes, astilleros, sísmica offshore, servicios de perforación en alta mar, completación de pozos en alta mar, y construcción de estructuras submarinas, así como de plataformas de producción fijas y móviles. La provisión de estos servicios debe contar con personal entrenado para trabajar en un ambiente donde los riesgos son mucho mayores.

 

El impacto en el ámbito salarial ha sido fuerte en Brasil, donde las remuneraciones para las personas involucradas en las operaciones offshore llegaron a ser entre un 30% y un 50%  tiene un impacto destacado en el mercado laboral. El número de empleos ha guardado una proporción con el valor de las inversiones, los cuales están en el rango de millones de dólares y han generado aumentos salariales del 15% al 20% anuales en los últimos diez años, en las empresas del sector. Como punto de referencia, un día de operación de un navío de perforación en Brasil puede costar cerca de USD$600.000, mientras que una sonda de perforación en tierra cuesta cerca de USD$20.000 por día. En cuanto a los profesionales del área de geología, geofísica e ingeniería de yacimientos, Brasil cuenta con profesionales especializados en aguas profundas, de los cuales Colombia puede adquirir conocimiento para acelerar el proceso de aprendizaje requerido para el manejo adecuado de la tecnología involucrada.

 

Un contexto positivo

 

El inicio de esta campaña en el país puede venir en un buen momento, pues Petrobras, por razones financieras, está frenando sus operaciones por los próximos dos años, lo que pone a disposición del mercado laboral muchos técnicos y profesionales extranjeros. En este escenario, Colombia tendrá acceso a este grupo de profesionales altamente calificados y podrá aprovechar las buenas prácticas, lo que conllevaría un desarrollo más acelerado.

 

Aunque la industria en altar mar en Colombia no sea del tamaño de la brasileña, la perspectiva puede cambiar en función de los descubrimientos  que se hagan en los próximos años, lo que derivaría en un dinamismo lleno de desafíos y, a la vez, de oportunidades. Si sabemos aprovechar un entorno positivo y nos guiamos por la experiencia de otros países, podremos realizar el potencial para incrementar nuestras reservas de petróleo y promover una industria sin precedentes.

 

Descargue Última Edición