La gestión inteligente de la energía, una prioridad para el crecimiento eficiente

Submitted by admin on Fri, 07/19/2013 - 17:08

 

En junio, Schneider Electric lanzó su campaña Xperience Efficiency a todo el mundo y Bogotá fue seleccionada como una de las ciudades para la proyección de este evento. El brasileño Marcos Matías, quien ha trabajado en Schneider por más de veinte años, fue nombrado el pasado octubre como presidente de la compañía para la región andina. Matías se tomó un tiempo durante el evento para discutir el negocio de Schneider en Colombia y la importancia de la eficiencia energética.

 

La compañía que usted encabeza tiene una trayectoria de 30 años en Colombia y actualmente emplea a más de 300 personas en el país. ¿Cuál es la importancia del mercado de la región andina para el negocio de Schneider?

 

La región andina es el segundo mercado más grande para Schneider Electric en Latinoamérica después de Brasil. Cuando recibí la oportunidad de venir a Colombia y gerenciar la región andina para Schneider estuve muy emocionado porque tiene un potencial enorme. 

 

Hay un nivel increíble de recursos naturales sin explotar en Colombia y el país va hacia una transformación impresionante a medida que la situación de seguridad está mejorando. La población está incrementando de una forma importante y esto, combinado con la inversión en la industria, significa que la demanda de energía va a crecer dramáticamente.

 

¿Cómo está invirtiendo Schneider Electric para aprovechar esta oportunidad?

 

En Colombia, recientemente hemos experimentado un increíble crecimiento. Ahora tenemos tres plantas de fabricación en el país y un centro de distribución. Una planta, que ya tiene un año desde su fabricación, está destinada para productos de medio voltaje. Recientemente, también abrimos las puertas de nuestra planta de fabricación de bajo voltaje.

 

Por último, y lo que siento confirma la importancia de Colombia para nosotros, es la adquisición de Dexson Electric. Ahora estamos invirtiendo en la modernización de los activos locales de Dexson para incrementar la competitividad de sus operaciones. Desde esta planta exportamos a Perú, Brasil, Ecuador, Venezuela y Argentina, así como a América Central. Es bueno ver a una fábrica colombiana que se aprovecha de esta manera.

 

¿Cuáles son los principales objetivos de Xperience Efficiency?

 

Estos eventos tratan de mostrar las soluciones a algunos de los temas más difíciles que la gente tiene que enfrentar. No hay problemas fáciles, pero nosotros tenemos disponibles algunas de las soluciones más innovadoras y queremos explicarlas a los responsables de la política, a los hombres de negocios, a los estudiantes y a otros que puedan estar interesados.

 

Estamos encantados con la respuesta al evento. Cada día hemos atraído a más de 1.000 visitantes para venir y hablar con nuestros expertos o a escuchar nuestras presentaciones. Hemos tenido una fantástica retroalimentación y ha sido una gran oportunidad para que nuestros colaboradores locales también adquieran un entendimiento de que es lo que espera lograr Schneider Electric aquí.

 

¿Qué significa para Schneider el incremento de eficiencia?

 

Uno de los principales objetivos es entregar un mensaje con tres puntos. El primero es la sostenibilidad, atendiendo a la forma en la que vivimos hoy y cuáles son las soluciones para alcanzar un mejor planeta en el futuro.

 

El segundo es construir competencias industriales aquí en Colombia, donde buscamos la eficiencia del proceso de producción. El tercero es mejorar el estilo de vida de personas que viven en ciudades grandes. Las personas buscan movilidad, disponibilidad de energía y agua limpia.

 

El acceso a la energía es clave. En Colombia aún hay dos millones de personas sin acceso a la energía. A menudo estas comunidades están aisladas en áreas de baja densidad de población. Pero con las nuevas tecnologías como los sistemas de energía solar, podemos entregar energía limpia y confiable a esta población.

 

¿Usted considera que la importancia de la eficiencia y reducción en consumo es mal entendida o sobreestimada en su importancia?

 

En el evento de esta semana, una persona me dijo: “Vivo en una ciudad que ya está altamente contaminada debido a la presencia de una gran planta térmica. Las autoridades ahora están planeado la construcción de una segunda planta térmica y quiero saber qué otro sistema de generación deberíamos usar”.

 

Bien, escoger método de generación el correcto es importante, pero es tan importante como evaluar si el generador original reduce el consumo. Creemos que sin impactar el estilo de vida, el mundo podría consumir 30% menos energía. En las nuevas economías hay mucho desperdicio de energía.

 

En ese caso estamos empezando a creer que al aprovechar la reducción del consumo en un 20% o 30% en esa comunidad, la segunda planta térmica no es necesaria y, tal vez, la primera planta puede eventualmente también cerrarse o reemplazarse por fuentes mas limpias.

 

¿Existe una disyuntiva entre la sostenibilidad y el desarrollo económico?

 

Es una pregunta muy difícil de responder. La mejor solución es obviamente aquella en la que la sostenibilidad no obstruye a la industria, sino que la apoya. La eficiencia puede jugar ese papel. Cuando las compañías, industrias y ciudades están trabajando con mayores índices de eficiencia de energía son más competitivas internacionalmente. No se trata de impedir el desarrollo de la economía, sino de generar un desarrollo con un plan que asegure el no desperdicio de energía.

 

¿Cuáles son los principales retos que enfrenta la promoción de la eficiencia energética?

 

Alcanzar un entendimiento acerca de esta posibilidad es lo más importante. Una vez la gente entienda el concepto, la forma de proseguir es obvia. El movimiento de la gente durante esta semana ha sido muy alentador. Hemos tenido miles de visitantes cada día y la retroalimentación que hemos recibido de parte de ellos demuestra que hay una interés en encontrar soluciones.

 

El otro reto es darle a la gente acceso a estas soluciones. Históricamente, el acceso ha sido mucho más fácil en las economías desarrolladas. En Schneider, nuestro principal objetivo ahora es asegurarnos que las nuevas economías tengan el mismo acceso a este conocimiento y tecnología. Esto es porque nosotros hemos estado invirtiendo muy fuertemente en Colombia y otros mercados atractivos. Nosotros deseamos ser parte clave de este proceso.

 

¿Ha habido apoyo de parte del Gobierno para una gestión energética más racional?

 

Hemos visto que el Gobierno está interesado en que aprovechemos las oportunidades. Con ese objetivo deberían haber más iniciativas para presentar nuevas ideas. Es más fácil implementar una ciudad inteligente en ciudades pequeñas.

 

Sin embargo, la sostenibilidad está realmente en las manos de la gente. Necesitamos participación del Gobierno y de los presidentes de las compañías multinacionales y locales, pero esa no es su responsabilidad exclusiva. 

 

El Gobierno puede invertir en una red inteligente de servicios públicos, pero los edificios también deben estar en capacidad de responder a una red inteligente. Es decir, la inversión debe venir de ambos lados.

 

Aquí, en el primer día, empecé las operaciones en compañía del vicepresidente de la República. Y él dijo que los colombianos tienen el derecho de pedir al Gobierno mejor eficiencia, pero no es solo la responsabilidad del Gobierno, pues es importante que cada uno desempeñe su parte.

 

¿Cuál logro piensa usted que Colombia pueda alcanzar en materia de eficiencia en los próximos cinco años?

 

La transformación de Colombia es más rápida que le que hemos visto en otros muchos países alrededor del mundo. Estamos viendo muchas multinacionales invirtiendo fuertemente y trayendo ideas innovadoras. Tenemos nuevos acuerdos comerciales que están permitiendo que el flujo de tecnologías sea más.

 

En esta economía hay mucha gente joven a la cabeza. Ahora, hay la esperanza, la dirección y el creciente entendimiento de la importancia de la sostenibilidad y por esa razón creo que la transformación será rápida.

Descargue Última Edición