El pago de dividendos, una decisión estratégica que se debe valorar integralmente

Submitted by admin on Tue, 10/01/2013 - 13:44

 

 

Los accionistas de cualquier compañía que cotizan públicamente en alguna bolsa de valores tienen dos formas de recibir retornos por su inversión, una es por el aumento del precio de mercado de la acción y la otra es vía dividendos. Los dividendos son el vehículo utilizado por las compañías para repartir las utilidades obtenidas en un periodo entre sus accionistas, así se convierten en un factor decisivo en el momento de tomar decisiones de inversión sobre activos de renta variable, lo cual es relevante en los momentos de incertidumbre sobre la dirección de los mercados globales o de contracciones de liquidez, como el escenario actual.

 

Para un accionista siempre será llamativo tener acciones con altos dividendos, pero hay que tener en cuenta que las utilidades que se reparten no se reinvierten en la compañía y muchas veces las compañías tienen que recurrir a tomar deuda para poder cumplir con sus necesidades de capital, lo que claramente genera un impacto en los costos financieros, el cual no hubiera sido necesario en un escenario de menor repartición de dividendos.

 

Este es el principal motivo por el cual las petroleras junior no reparten dividendos. Sin embargo, en Canadá, por ejemplo, (mercado primario de las petroleras junior que operan en Colombia) existen algunos casos que sobresalen por su alta relación de dividendos pagados, versus su precio de mercado. En la quinta posición de los mayores pagadores de dividendos está Petrominerales, listada localmente en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).

 

Tres empresas con características disímiles

 

Dentro de los activos petroleros locales solamente tres de ellos reparten dividendos a sus accionistas y presentan un buen caso de estudio, dado que las tres compañías se encuentran en etapas diferentes de desarrollo con niveles de producción, reservas y generación de caja disímiles.

 

Ecopetrol no es considerada como un major o gran jugador global. Sin embargo, su correlación es mayor con estas compañías, que tienen producciones por encima de los 3 millones de barriles diarios, campos maduros y participación en upstream y downstream. En este grupo de compañías, el dividendo promedio es de 4,6% para los últimos 12 meses.

 

Ecopetrol se encuentra por encima de ese promedio y ello se debe a que el Gobierno Nacional es su mayor accionista y, por lo tanto, va a requerir de la mayor cantidad posible de utilidades para financiar sus programas de desarrollo. Solo para aterrizar un poco las cifras, entre septiembre y enero Ecopetrol tendrá que girar a la Nación $9 billones en dividendos por las utilidades de 2012.

 

Con unas necesidades de capital expenditure (gastos de capital) por ejecutar cercanas a los $7 billones, además de los flujos que hay que girarle a la Nación, la compañía, a pesar de su gran generación de caja, ha recurrido al mercado de deuda con emisiones de bonos locales e internacionales por $3,4 billones. Esto último, además del anuncio de posibles nuevas emisiones genera de nuevo la pregunta: ¿Qué tan bueno es repartir altos dividendos, si al final se debe recurrir a nueva deuda para cumplir con las necesidades normales de inversión en el negocio?

 

Pacific Rubiales, durante este año, aumentó su dividendo en 50%, al actual 2,5%, como una forma de denotar que la compañía se encuentra en un estado de desarrollo superior y así mismo reconocerle a sus accionistas los aumentos en producción y utilidades de los últimos años.

 

Por su parte, Petrominerales tiene el dividendo más alto de las compañías locales con un impresionante 7,8%, por encima incluso de compañías de otros sectores que han sido históricamente altos pagadores de dividendos en el mercado local. Sin embargo, el dividend yield* de Petrominerales no siempre fue tan alto y su valor actual se debe en parte a la caída en el precio de la acción, que solo este año llega al -22%.

 

Recordemos que sus comparables locales por nivel de producción y reservas (Canacol, Parex y Gran Tierra) no reparten dividendos actualmente. No es usual que compañías junior, que dependen altamente del descubrimiento y desarrollo de nuevos activos y, por consiguiente, tienen necesidades de caja altas, repartan dividendos a sus accionistas.

 

Un dividendo alto es bueno en la medida que no disminuya los flujos necesarios para que la empresa cumpla con sus planes de crecimiento. El mercado usualmente incluye las expectativas de crecimiento de una compañía en su precio, siempre y cuando esta haya cumplido con las metas planteadas. Así que en últimas una compañía que reinvierte sus utilidades y cuenta con un equipo gerencial adecuado debería reflejar esas buenas expectativas en su precio de mercado, ofreciendo un retorno mayor a sus accionistas. Hay compañías en todos los sectores, incluido el petrolero, que logran ese balance de forma adecuada, generando retornos estables vía dividendos, además del cumplimiento de metas y crecimiento de manera consistente. Esas son las compañías que generan mayores retornos al accionista en el largo plazo.

 

Descargue Última Edición