¿Y si el petróleo sigue cayendo, qué pasará con las acciones?

Submitted by admin on Tue, 05/21/2013 - 14:35

 

 

por: Alejandro Pieschacón, Senior Equity Strategist, Casa de Bolsa

 

 

En general las condiciones económicas globales se han deteriorado. Los datos de crecimiento de China han estado por debajo de lo esperado y esto ha afectado, en general, la cotización de la mayoría de commodities. El establecimiento del corralito en Chipre, que le agrega un peso más a la ya débil economía europea, además de la crisis política en las Coreas y el reciente deterioro de seguridad en los Estados Unidos han llevado a que los gerentes de portafolio tengan el nivel más alto de cash de los últimos seis meses. Esto último se presenta ante una menor convicción en la recuperación económica mundial. De hecho, el Fondo Monetario Internacional (FMI) disminuyó sus expectativas de crecimiento mundiales para este año de 3,50% a 3,25%. No solo el petróleo ha sentido la presión, pues la tendencia se extiende a la plata, el cobre y el oro, que en abril tuvo su peor caída en una sola jornada en los últimos 30 años, con una desvalorización año corrido superior al 12%.

 

En el ámbito local, hemos visto malos datos de producción industrial y consumo, incluso por debajo del consenso de los analistas. En línea con los mercados internacionales, los principales índices bursátiles en Colombia también han corregido mostrando la correlación que tienen con la cotización del petróleo. Esto no es extraño teniendo en cuenta que el peso del índice Colcap está representado en un 23% por compañías petroleras. Incluso, más acentuado es el caso del IGBC que tiene el 39% de su peso en compañías del sector.

 

Desde abril todas las compañías de exploración y producción listadas localmente han presentado correcciones fuertes en su cotización. Sin embargo, el crudo no es la única razón para el comportamiento de las acciones, los resultados operacionales tampoco han sido los mejores. Este doble impacto negativo ha afectado el precio de las acciones petroleras, aunque como ejercicio teórico quisimos medir la correlación de estas acciones con la cotización internacional de crudo, teniendo en cuenta que las cuatro compañías petroleras listadas localmente tienen niveles de producción y volatilidad bastante diferentes. Ahora bien, partiendo de la base de que su negocio es vender petróleo, podríamos asumir que todas presentan correlaciones altas con la cotización del crudo, lo cual no es del todo cierto.

 

Las compañías con mayor nivel de producción y reservas son las que tienen mayor correlación con el precio del crudo. Hasta ahí se presenta nada nuevo. Grandes jugadores mundiales como Exxon, Shell y Petrobras, con producciones de 5,3, 3,9 y 2,6 millones de barriles equivalentes al día, presentan en promedio una correlación alta de 0,44 con el WTI, ya que al ser compañías maduras con niveles de producción y portafolios de exploración estables, su valor depende relativamente menos de eventos corporativos y más del cumplimiento del guidance de flujos de caja y márgenes. El caso contrario son las compañías en etapa de desarrollo, donde el principal driver del precio de la acción es el éxito de los programas exploratorios. Hay compañías en el sector de metales y en el de energía que no mantienen una relación con la cotización de su commodity, pero en la mayoría de los casos es por problemas de liquidez de la acción y, en consecuencia, presentan una alta volatilidad, lo que se evidencia principalmente en compañías junior.

 

Correlación entre el petróleo y las acciones

 

Como puede verse en la gráfica, Ecopetrol tiene una correlación baja para su nivel de producción, reservas y trayectoria. Es claro que esa diferencia en la correlación frente a sus comparables esta explicada por el comportamiento de la acción durante 2012, donde presentó una valorización del 30% versus una caída en la cotización del WTI cercana al 8%, tendencia que siguieron las principales compañías petroleras del mundo, con caídas aún más pronunciadas. Los motivos para este comportamiento fueron muchos, como el alto dividendo, la concentración de la acción en los fondos de pensiones y las pocas opciones liquidas en el sector petróleo en la bolsa local, entre otros.

 

El tema más relevante es que esta correlación debería aumentar en el largo plazo y acercarse a la de sus comparables internacionales. Ninguna compañía elige tener alta o baja relación con el precio de algún commodity, eso es efecto de muchas variables que interactúan entre sí. Sin embargo, los valores extremos por lo general se corrigen. Ese ajuste durante este año no se ha dado, de hecho la correlación ha bajado por el underperformance que ha presentado la acción frente a sus pares mundiales y frente a la cotización del crudo.

 

Definitivamente, en economía no hay almuerzos gratis, la ventaja de tener una baja correlación con el petróleo por parte de Ecopetrol en 2012, ha sido su desventaja en 2013. Esto no quiere decir que la acción continúe con la caída que ha mostrado durante el último mes. De hecho, la cotización de la acción de la compañía volvió al precio actual después de muchos meses al presentar potencial de retorno. Esto último, acompañado con unos buenos números en sus resultados trimestrales y una cotización del Brent que se mantenga cercana a los cien dólares, será el punto de entrada para muchos inversionistas fundamentales.

 

En conclusión, es claro que si el petróleo continúa cayendo, las compañías petroleras sentirán ese efecto en el precio de su acción, incluso ante buenos números de producción y netbacks, que pueden mitigar parte del efecto negativo. Sin embargo, teniendo en cuenta las correlaciones históricas previamente mencionadas, las compañías que operan en Colombia han demostrado que, independiente de su nivel de producción, sus acciones se mueven al ritmo de eventos corporativos e información eventual, más que influenciadas por la cotización internacional del petróleo. Eso no es bueno ni malo, sino simplemente la demostración de que el mercado local todavía es visto por los inversionistas como un mercado emergente, donde todos sus actores, aunque con diferencias notables entre sí, aún se encuentran en etapa de desarrollo y crecimiento.

 

 

 

 

Alejandro Pieschacón, Senior Equity Strategist, Casa de Bolsa

 

Director de estrategia de renta variable para clientes institucionales en Casa de Bolsa, la firma de bolsa del grupo financiero más grande en Colombia, el Grupo Aval. Pieschacón es MBA y administrador de empresas con especialización en finanzas. Se ha desempeñado como analista fundamental de acciones y gerente de portafolio durante los últimos seis años.

 

Descargue Última Edición