¿Qué tan lejos estamos de los mayores productores mundiales de petróleo?

Submitted by admin on Thu, 04/03/2014 - 17:22

 

 

Por Alejandro Pieschacón, Senior Equity Strategist de Casa de Bolsa

 

Primero, vale la pena revisar un poco la historia reciente. En los años cincuenta, las petroleras de la época que dominaban casi la totalidad de la producción, refinación y transporte de petróleo mundial, conocidas como las “Siete Hermanas”, pasaron por varios procesos de fusiones y escisiones que derivaron en cinco de las principales compañías del mundo, que conocemos en la actualidad como Exxon, Chevron, BP, Shell y Total.

 

Las dos primeras son norteamericanas, la segunda es británica, Shell es anglo-holandesa y Total es francesa. Sin embargo, y sin restarle el protagonismo histórico que han tenido desde la Segunda Guerra Mundial, en la actualidad, ninguna de estas compañías se acerca a los mayores productores mundiales de hidrocarburos.

 

El top tres se encuentra encabezado por Saudi Aramco, con una producción cercana a los 12 millones de barriles de petróleo por día (BPD). En segundo lugar está Gazprom, el mayor productor de gas natural del mundo y que desde Rusia provee de gas a gran parte de Europa con una producción cercana a los 10 millones BPD. El tercer puesto, con un 35% menos producción que Gazprom, lo tiene National Iranian Oil, que a pesar de las sanciones internacionales y los bloqueos al estrecho de Hormuz, continúa siendo un jugador destacado, con una producción de 6 millones BPD. A partir de ahí, empezamos a ver a las tradicionales majors con niveles que van desde 5,3 hasta 2,7 millones BPD.

 

México, Venezuela y Brasil, líderes en Latinoamerica

 

En el ámbito regional, con los datos a cierre de 2013, la primera en la lista es Pemex, de México, con una producción promedio de 3,6 millones BPD, seguida por PDVSA de Venezuela con 2,8 millones BPD, y por Petrobras de Brasil con 1,9 millones BPD. En el siguiente escalón está Ecopetrol, con 0,8 millones BPD, superando a sus pares de Argentina y Ecuador. Desafortunadamente, de ese grupo de compañías las únicas listadas son Ecopetrol y Petrobras, dificultando el acceso a la información de las demás. El caso más complejo es el de PDVSA, ya que no existen datos oficiales de desde 2011 y las cifras reveladas corresponden al boletín anual de estadísticas de 2013, publicado por la OPEC.

 

En cuanto a las reservas de crudo, la situación cambia bastante, Venezuela con 297.000 millones de barriles, seguida de lejos por Brasil, México y Ecuador con 16, 12 y 8 .000 millones de barriles, respectivamente. Colombia, que comparte los últimos escalones con Argentina, cuenta con reservas estimadas en 2.000 millones de barriles.

 

Colombia y Ecopetrol en el escenario petrolero internacional

 

Teniendo en cuenta las cifras, ubicamos a Ecopetrol bastante por debajo en niveles de producción y reservas, al compararla con los grandes jugadores, y con sus pares regionales. Sin embargo, históricamente, desde su listamiento, Ecopetrol ha tenido una correlación del 41%, en promedio, con los grandes jugadores mencionados previamente, que es menor a la correlación con su par Petrobras, el cual ubica en 35%, si bien las compañías comparten muchas más características.

 

Ahora bien, desde hace dos años, la historia ha sido diferente en el caso de Ecopetrol, disminuyendo drásticamente la correlación con estas destacadas compañías hasta el 18%, dada la fuerte corrección que presentó Ecopetrol, cuya acción cayó desde $5.800 en 2012, hasta los $3.600 en los que opera en la actualidad. 

 

¿Deberíamos esperar a que la correlación aumente y Ecopetrol se comporte de nuevo como los grandes jugadores globales?

 

No necesariamente. Son compañías diferentes, no solo por su tamaño, sino por la integración vertical de algunas de sus márgenes y los mercados donde operan. La corrección en el precio de la acción de la petrolera local, si bien fue fuerte, también ha sido sana, en la medida en que disminuyó la prima que se pagaba por Ecopetrol frente a sus pares en términos de utilidades por acción, Ebitda y reservas. Ese precio más cercano al valor teórico, sumado al cumplimiento de las política corporativas en materia de producción y la mejora de márgenes con seguridad puede atraer de nuevo la atención de inversionistas extranjeros, los cuales han liderado la salida de flujos en ese activo en los últimos trimestres.

 

Es claro que ni las expectativas de crecimiento más positivas harán de Colombia uno de los mayores productores regionales en los próximos años, pero el crecimiento sostenido y el desarrollo constante que ha tenido el sector en los últimos años, así como las políticas de financiamiento a través del mercado de valores y el aumento de los controles a las políticas de gobierno corporativo, van en la dirección correcta para posicionar al país y sus compañías petroleras como opciones de inversión relevantes en el universo de los emergentes.

Descargue Última Edición